Estocadas olvidadas




La esgrima es una de las especialidades más añejas en la historia del deporte en nuestro país. Fue el primer deporte en ganar una medalla de oro para Cuba en Juegos Olímpicos de la mano del estelar Ramón Fonst, ganador en su carrera de 125 medallas en diversas disciplinas y 25 trofeos.

Este añejo arte también ha aportado una cuota de héroes y mártires a la historia del proceso revolucionario cubano; Jorge Agostini, asesinado por la dictadura de Fulgencio Batista en 1955, y luego los juveniles campeones centroamericanos que regresaban de haber ganado en Venezuela y perecieron en el criminal atentado del avión de Barbados.
En Santiago de Cuba es uno de los deportes de mejores resultados y que más atletas promueven a equipos nacionales. En estos momentos tiene cuenta con ocho en el equipo nacional y es la que más esgrimistas tiene como perspectivas inmediatas en el isla, también con ocho.
Recientemente los esgrimistas indómitos dominaron la Liga Élite, que se desarrolló en Santa Clara, ganando las categorías de florete y espada masculino, y sable femenino, en el concurso por equipos. Además el florete femenino obtuvo el segundo puesto y se alcanzaron medallas en todas las categorías, en uno y otro sexo, resultados que catapultaron a la provincia al primer lugar nacional.
Lo antes mencionado es fruto de un grupo de profesores que, a pesar de la falta de equipos y material, laboran sin complejos para que el territorio se mantenga entre las potencias a nivel nacional hace más de 10 años.


Así lo confirmó Wilfredo Rodríguez Castillo, jefe técnico de la esgrima en Santiago de Cuba, quien explicó además que “tenemos pocos materiales para la preparación de los atletas. Hace 14 años que estamos esperando que nos envíen los aparatos eléctricos, y en lo que va de este aún no hemos recibido los recursos, lo cual nos priva de una mejor preparación, ya que en los eventos no se compite sin ellos”.
Dijo también que “el objetivo de nosotros como entrenadores es continuar el legado de los profesores ya retirados, que no es otro que mantener a la provincia en lo más alto de la esgrima en Cuba. En estos momentos estamos preparándonos para ganar los Juegos Escolares Nacionales y Olimpiadas Juveniles. Esa es siempre nuestra meta, ganar”.
La esgrima es un deporte caro, que lleva numerosos recursos y que está ligada a las más novedosas tecnologías. El sistema de emparejamiento en las lides foráneas se decide por el ranking mundial, en el cual los cubanos ocupan lugares bajos ya que apenas compiten, por lo tanto se tienen que enfrentar en sus primeras presentaciones a las principales figuras del mundo, lo cual los priva de avanzar en busca de un mejor resultado.
Rodríguez Castillo mencionó una iniciativa que desarrolla la provincia en los combinados deportivos, que consiste en un proyecto para los niños donde se seleccionan a los talentos mediante captaciones para recibir un intensivo que les permite llegar con una base a la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE).
Día tras día, 48 atletas blanden sus espadas, sables y floretes en el gimnasio de la EIDE Orestes Acosta con la aspiración de rememorar el talento del magistral Ramón Fonst, el genial esgrimista que puso a Cuba en el mapa del deporte mundial y que “moriría” de tristeza en su tumba al ver que la esgrima, hay muchos que la quieren olvidar.

Lo Más Pegao'