Diablos inmortales

Santa Cruz fue el mejor de la cancha                      Fotos: Jorge Luis Guibert


Ya no hay dudas, si es que alguien las tenía. El fútbol cubano en la actualidad es propiedad exclusiva de los Diablos Rojos de Santiago de Cuba. Así quedó demostrado luego de que estos se coronaran campeones nacionales por segundo año consecutivo.

Más emoción no pudo tener el cierre del 103 Campeonato del balompié doméstico, donde santiagueros y avileños llegaron igualados con 19 puntos a la última fecha, y –curiosamente- el calendario los emparejó en la jornada del adiós, en un duelo que tuvo, literalmente, de todo y que terminó con la victoria de los indómitos, tres goles por uno.
Se sabía de antemano que el choque sería a “muerte”, y no era para menos, había una corona en juego y enfrente estaban los dos mejores elencos de la temporada. Por un lado, los Tiburones avileños, el mejor ataque de la Liguilla final, con 19 dianas. En frente, los Diablos con su casi inexpugnable defensa (solo cuatro cañonazos permitidos).
La tarde prometía en la cancha del estadio Antonio Maceo, de la Ciudad Héroe, y no defraudó. Los dueños de casa comenzaron la fiesta temprano, a penas en el minuto ocho, gracias al gol del refuerzo cienfueguero Yordan Santa Cruz (el mejor de la cancha), desde el punto penal.
Después el partido se tornó denso, con muy pocas acciones dignas de resaltar; aunque los de la tierra de la piña molestaron bastante a la zaga “rojinegra” con varios tiros de esquina, donde los montañeses extrañaron muchísimo a su mariscal, Erick “Pocho” Rizo, imposibilitado de participar en el duelo decisivo por acumulación de tarjetas amarillas.

El arquero Nelson Johnston realizó intervenciones de de gran importancia

Así y todo, pasada la media hora, el delantero Cristian Flores tuvo en sus botas el 2-0, pero el arquero avileño se lo negó. La visita tenía que reaccionar y lo hizo de la mano de su hombre gol, Sánder “Keko” Fernández, quien se plantó en el área con el balón en sus botines, y cuando tenía la opción de habilitar a uno de sus compañeros, completamente solo ante la meta santiaguera, prefirió rematar él mismo y el balón terminó en los dominios del portero Nelson Johnston.
Así se fueron al descanso, y tras la reanudación, exactamente ocho minutos después, llegó una de las acciones que marcó el encuentro. Jorge “El Villa” Villalón se marchaba salo hacia la cabaña avileña y el defensor Aníbal Álvarez lo derribó. El árbitro principal, el internacional Yadel Martínez, no lo dudó y le sacó la tarjeta roja de forma directa.
La montaña se empinaba cada vez más para los Tiburones. Sin embargo, los santiagueros no supieron aprovechar esa superioridad y perdieron el control del partido, solo así se explica que el ariete Álvaro Pérez pusiera el empate, al rematar cómodamente dentro del área en el 65’.
La igualdad lo cambiaba todo. Era “Ciego” el que estaba a minutos de coronarse y el gol aturdió por momentos al elenco indómito. El profesor Leonardo Herrera hizo cambios en su delantera y estos le surtieron efecto.
Eddy Gelkis Olivares (entró por Cristian Flores) realizó una gran jugada por la banda derecha, ganó la línea de fondo y centró el balón a la frontal del área, donde Rolando “Pitín” Abreu sacó un potente remate para marcar el 2-1 y desatar la locura en el graderío en el 82’.
Ciego de Ávila no bajó los brazos y en el descuento tuvo una ocasión clarísima para igualar y llevarse el trofeo, pero en ese preciso momento se agigantó la figura de Johnston, el mejor jugador de Cuba en el 2017.
Pablo Ramón “Takechi” Labrada, otro de los que ingresó desde la banca, sentenció el duelo con la segunda asistencia de Eddy Gelkis en el 90+5 para completar el festín.

Los Diablos Rojos celebraron el triunfo con su afición

Gran triunfo de los Diablos Rojos, quienes parecen haberle cogido el gusto al trono. Sin duda, una generación que ya entró a la historia del fútbol cubano. ¡Felicidades, campeones!
Posiciones finales: 1-Santiago de Cuba (22), 2-Ciego de Ávila (19), 3-Pinar del Río (14), 4-Camagüey (12), 5-Sancti Spíritus (9) y 6-Granma (7).

Lo Más Pegao'