El Madrid arrasa mientras el “Barça” se despersonaliza


El Real Madrid arriba y el Barcelona abajo. Ancelotti en la gloria y Luis Enrique en la diana. Cristiano Ronaldo lanzado y Messi deprimido. La Liga ha dado un vuelco y las sensaciones no pueden ser más encontradas en lo que a los dos gigantes del fútbol español se refiere.

Poco podía nadie imaginar esta situación cuando el 13 de septiembre el Atlético asaltó el “Bernabéu” en la tercera jornada del torneo. El campeón venció por 1-2 haciendo encajar a los merengues su segunda derrota consecutiva (venían de perder 4-2 ante la Real Sociedad) y el “Barça”, que ese mismo sábado venció al Athletic por 2-0, se destacó en lo alto de la tabla con un pleno de nueve puntos y seis de ventaja sobre el equipo de Ancelotti.
A partir de ahí el cuadro ha cambiado absolutamente. A día de hoy el Madrid es líder y el Barcelona es cuarto. Y el equipo de Luis Enrique, que acudió hace una semana al feudo blanco con el objetivo de escaparse siete puntos por encima del gran rival al acabar el Clásico, está hoy dos unidades por debajo. Las crisis, cuando coinciden con un buen momento del “enemigo” son más duras.
El Barcelona perdió ante el Celta su segundo partido de Liga consecutivo, una circunstancia que no se producía desde mayo de 2009, cuando el equipo dirigido entonces por Guardiola ya era campeón y cayó consecutivamente contra Mallorca y Osasuna, cuatro días antes de conquistar la “Champions” en Roma.
La derrota de este sábado pone en el primer plano la deficiencia o las dudas que rodean al conjunto azulgrana en la misma medida que catapulta la euforia que se respira en el “Bernabéu”.
Mientras en los seis últimos partidos oficiales el Barça ha encajado ocho goles y tres derrotas, el Real Madrid ha enlazado 11 victorias consecutivas (siete en Liga, tres en Champions y una en Copa) marcando la friolera de 46 goles y encajando nueve.
Del Claudio Bravo que atacaba todos los records no queda más que el recuerdo mientras que en el otro bando todas las marcas están, a la vista del juego, por escribirse.

En 10 jornadas de Liga, Cristiano Ronaldo suma 17 goles, una cifra que se demuestra bestial y que de mantener la media podría llevarle por encima de los 60 al acabar el campeonato. Enfrente, Messi mantiene el tipo con sus números, por mucho que en el plano colectivo no haya logrado que el Barça resista el empuje merengue.
El portugués, que se perdió el partido de “Anoeta” por lesión, ha marcado en todos los partidos oficiales que ha jugado con el Real Madrid, sumando 22 dianas en 15 apariciones, con el póker de goles al Elche como mayor exhibición. Si el fichaje de Bale, la pasada temporada, no le restó trascendencia, la llegada de Kroos y James este último verano ha aumentado su olfato, convirtiéndose tanto el alemán como el colombiano en dos secundarios de lujo en el mejor inicio de curso de la carrera de Ronaldo.
El argentino, por su parte, suma siete goles y ocho asistencias en la Liga, a los que sumar dos y dos en la Champions. Cuatro asistencias de Cristiano contra 10 de Leo, pero 22 goles del merengue por nueve del “azulgrana” son datos irrefutables, más cuando en el plano absoluto, el Madrid totaliza 50 goles por 28 del Barcelona.
Cierto es que el equipo de Ancelotti ha disputado 17 partidos por solamente 13 el de Luis Enrique, pero la media realizadora “merengue” es de 2,94 goles por encuentro mientras que la azulgrana se queda en 2,15.
Si el cara a cara se redujera a los últimos seis partidos de cada equipo, la superioridad del Real Madrid se descubre aplastante. Ganó todos sus partidos mientras el Barcelona perdió la mitad. Y mientras los capitalinos marcaron 24 goles y encajaron solamente dos, los catalanes anotaron 11 (menos de la mitad) y encajaron ocho (cuatro veces más).
El futuro inmediato en esta guerra indirecta entre los dos gigantes empezará a escribirse mañana en el estadio Santiago Bernabéu, con el duelo de “Champions” entre el Real Madrid y el Liverpool, quedando para el miércoles el choque europeo del “Barça” en Holanda frente al Ajax, en un escenario, el Amsterdam Arena, en el que cayó hace ahora un año por 2-1.
Pero de momento el equipo madridista, con sus 11 victorias consecutivas, apunta a su record del siglo, que muestra 15 triunfos bajo la dirección de José Mourinho entre el 24 de septiembre y el 7 de diciembre de 2011.
Aquel Madrid enlazó 10 victorias de Liga y cinco de Champions para conseguir su mejor marca en el siglo XXI, antes de que llegase el “Barça” de Guardiola al “Bernabéu” y acabase con su racha ganando por 1-3.
Con todo, el récord absoluto del siglo permanece todavía en poder del equipo “azulgrana”. Fue bajo el mando de Frank Rijkaard y en la época dorada de Ronaldinho, en la temporada 2005-06 cuando enlazó un total de 18 triunfos consecutivos, que comenzaron el 22 de octubre de 2005 y acabaron justo al cabo de tres meses, el 22 de enero de 2006 para perder después por 4-2 un partido de Copa frente al Zaragoza.
Ese récord del “Barça” de 18 triunfos, que todavía se mantiene, se cimentó en 13 victorias ligueras, tres en Champions y otras dos en Copa del Rey.
Para llegar a eso el equipo de Ancelotti debería imponerse consecutivamente a Liverpool, Rayo Vallecano, Eibar, Basilea, Málaga, Cornellà y Celta. Venciendo estos siete partidos (cuatro en casa y tres fuera), el Real Madrid igualaría las 18 victorias consecutivas de aquel Barcelona, pudiendo alcanzar el récord absoluto el 9 de diciembre en el Bernabéu frente al Ludogorets de Bulgaria, en la última jornada de la liguilla de “Champions”.
Mientras, para el “Barça” el camino se presenta más tortuoso. Tras enlazar dos derrotas o perder tres de sus seis últimos partidos, el desplazamiento a Amsterdam se presenta con la obligación de regresar a sus viejas sensaciones. Más que pensar en récords, en el “Camp Nou” todo pasa por recuperar su personalidad.

Lo Más Pegao'