MVP 2014: Trout sin oposición, Kershaw con polémica




El jardinero de los Angelino de Los Ángeles, Mike Trout, no tuvo rivales para conquistar su primer premio MVP de la Liga Americana; en tanto el lanzador Clayton Kershaw completó el doble al ganarlo en Liga Nacional.

A la tercera fue la vencida para Trout y se llevó el premio de Jugador Más Valioso de la Liga Americana, tras quedar segundo en las votaciones en el 2012 y el 2013.
Trout ganó el galardón por unanimidad, por delante del venezolano Víctor Martínez, de los Tigres de Detroit, y de Michael Brantley, de los Indios de Cleveland.
El cubano José Abreu, Novato del Año de los Medias Blancas de Chicago; José Bautista, de los Azulejos de Toronto, y Robinson Canó, de los Marineros de Seattle, también recibieron votos de los cronistas.
No hubo sorpresa con el pelotero de los Angelinos, aun cuando los números de Vic-Mart eran considerables. Pero el rol de bateador designado que desempeñó el venezolano le restó posibilidades ante un jugador que además es de los mejores defensivamente.
En la Liga Nacional, el zurdo Clayton Kershaw, ganador unánime del premio Cy Young, 24 horas antes, sumó una nueva alegría, al convertirse en el primer pitcher en recibir el MVP del viejo circuito desde 1968, cuando lo consiguió Bob Gibson, de los Cardenales de San Luis.
Kershaw aventajó en la votación a Giancarlo Stanton, de los Marlins de Miami, y a Andrew McCutchen, de los Piratas de Pittsburgh, quien lo había ganado en el 2013.
El premio al zurdo de los Dodgers no deja de ser polémico, pues para muchos no es justo que se considere a un lanzador, que solamente actuó en 27 de los 162 juegos de la temporada regular, por encima de un hombre que salió al terreno en 145 ocasiones.
De la misma manera, el Cy Young es el equivalente al MVP de los pitchers, un premio al cual no pueden aspirar los jugadores de posición.
En favor de Kershaw hay que señalar que su impacto fue más allá de los 27 juegos que lanzó, de los cuales ganó 21.
En 22 de sus aperturas, caminó al menos siete episodios, lo cual proporcionó descanso a los relevistas y redundó en un bullpen fresco para los partidos que siguieron a sus salidas.
A modo de consolación -y qué clase de consuelo- el dueño de los Marlins, Jeffrey Loria, estaría dispuesto a abrir la billetera para Stanton, con quien estaría negociando una extensión contractual por diez temporadas y al menos 325 millones de dólares.
De concretarse el pacto, sería el mayor contrato de la historia para un deportista profesional en el mundo, superior a los 292 millones del convenio que firmó el pasado año el venezolano Miguel Cabrera con los Tigres de Detroit.

Lo Más Pegao'