Los brazos de “hierro” de la temporada 2014





Lo de Clayton Kershaw era cuestión de tiempo. Se sabía que el zurdo de los Dodgers de Los Ángeles se llevaría su tercer Cy Young de la Liga Nacional en los últimos cuatro años y de manera unánime; sin embargo, la designación de Corey Kluber por la Liga Americana dejó más de un sorprendido.

Kershaw registró una de las campañas más brillantes para un lanzador en la historia, con sus 21 victorias en 27 aperturas y solamente tres derrotas, efectividad de 1.77, WHIP de 0.86 y 239 ponches en 198.1 entradas, confirmándose como el mejor pitcher de todo el béisbol entre abril y septiembre.
Esos números del zurdo, que volvió a quedar en deuda en los playoffs, dejaron sin opciones al dominicano de los Rojos de Cincinnati, Johnny Cueto, en la mejor temporada de su carrera, y al derecho de los Cardenales de San Luis, Adam Wainwright.
A Kershaw, ganador también del premio Jugador Más Valioso de su Liga, lo “salvó” que para la votación se incluyen sólo los 162 partidos de la temporada regular, pues en post-temporada no fue igual.
Por otra parte, Corey Kluber fue el ganador en la Liga Americana, convirtiéndose en el cuarto lanzador de los Indios de Cleveland en llevarse el galardón. Antes lo habían hecho Gaylord Perry (1972), C.C. Sabathia (2007) y Cliff Lee (2008).
Kluber, quien tuvo marca de 18-9, efectividad de 2.44, WHIP de 1.09 y 269 ponches en 235.2 entradas, superó en la votación a Félix Hernández, de los Marineros de Seattle, y a Chris Sale, de los Medias Blancas de Chicago.
EL galardonado recibió 17 votos de primer lugar, para 169 puntos, mientras que 13 votaron por el venezolano, quien sumó 159 unidades. Sale quedó en un lejano tercer lugar con sólo 78 rayas.
Fue un triunfo de la estadística tradicional sobre la sabermetría, pues el ganador superó al “Rey” Félix en victorias y ponches, aunque el venezolano tuvo mejor efectividad (2.14) y WHIP (0.91).
Tras una buena primera mitad de campaña, en la que tuvo balance de 9-6 y efectividad de 3.01, el pitcher de los Indios cerró a todo tren la segunda parte, con nueve victorias, tres reveses y promedio de 1.73.
Del mismo modo, Hernández habría perdido el premio en el último mes, cuando acumuló tres derrotas en sus últimas cinco decisiones, especialmente en su penúltima salida del año, vapuleado con ocho carreras en 4.2 innings por los Azulejos de Toronto.
Pero los números entre ambos serpentineros eran tan parecidos que este es uno de los casos en que cualquiera que hubiera recibido el Cy Young lo hubiera merecido con creces.

Lo Más Pegao'