Una “Champions” carente de sorpresas




A solamente una fecha del final de la fase de grupos de la UEFA Champions League, volvimos a disfrutar de una jornada con muchas anotaciones y acciones individuales descollantes. Pero la disparidad sigue siendo la regla, las sorpresas no abundan y todo indica que en octavos de final estarán los candidatos de siempre.

De hecho, las dos cuestiones están entrelazadas: a mayor diferencia entre equipos, más posibilidades de que las figuras de los poderosos se luzcan y anoten en cantidad. Por eso, entre todas las  actuaciones individuales de la fecha, me quedo con una que, sin ser histórica, fue impresionante.
Está claro que es muy relevante la marca que lograron Lionel Messi y Cristiano Ronaldo en su carrera, por ser máximos anotadores en la historia de la competencia, pero lo mejor vendrá en la fase de eliminación directa, cuando los goles que puedan hacer significarán que sus equipos sigan avanzando. También es digno de destacar el triplete de Mario Mandzukic, ya que es la primera vez en la “Champions” que lo consigue un jugador del Atlético de Madrid.
Pero lo más destacado fue, sin duda, Sergio Agüero, que también con tres goles le dio una victoria importantísima al Manchester City, nada más ni nada menos que ante el Bayern Munich, uno de los mejores equipos del mundo.
Agüero hizo todo bien ante un rival de primera categoría, ya que incluso a él le cometieron el penal que derivó en su primer gol. Después fue clave en la remontada, ya que aprovechó sendos errores del rival para definir con mucha clase y sellar un 3-2 que le dio más vida al City, que ahora se jugará todo en la última jornada ante la Roma.
Pero aún con lo intenso e incluso emocionante que fue el partido, no puedo dejar de notar que eso mismo se produjo por equivocaciones y no porque ambos equipos hayan jugado un fútbol excelso. Hasta que el City dio vuelta el marcador, era muy poco lo que había inquietado al arquero alemán. El “Bayern” terminó rifando un resultado por querer jugar en demasía.

Lionel Messi superó a Raúl y se confirmó como el máximo anotador en "Champions" con 74 goles

Por otro lado, la actuación superlativa de Agüero, más los goles que no paran de parte de Messi, más la vigencia de Higuaín y Di María, más la buena forma que mantienen Tévez y Lavezzi y otros delanteros argentinos, me hace pensar en una palabra que en general no me gusta usar: el lamento por la oportunidad perdida.
Mirando hacia atrás, es una pena que los delanteros argentinos no estuvieran en su momento cumbre, pletóricos como lo están ahora, durante el Mundial.
Pero así es el fútbol y esto también sirve para enmarcar la eterna discusión sobre si hay que ganar un Mundial para ser considerado el mejor jugador del mundo o de la historia. Como ya lo he dicho varias veces, mi opinión es que no, ya que no se puede consagrar a alguien porque tiene un buen mes cada cuatro años.
Me parece mucho más relevante lo que se hace cada semana, sobre todo cuando un futbolista es capaz de sostenerlo en el tiempo.
Volviendo a la “Champions”, sigo creyendo que no hubo y probablemente no habrá grandes sorpresas
Que el Benfica ya esté eliminado de todas las competencias es quizás llamativo, más porque estuvo en un grupo accesible, pero no estamos hablando de uno de los grandes candidatos.
Tampoco sería sorpresa si el Liverpool finalmente pierde su lugar a manos del Basilea. Los ingleses perdieron a su mejor jugador con la salida de Luis Suárez al Barcelona, y los suizos han dado prueba, en los últimos años, de que tienen con qué meterse en la fase de eliminación. Que lo diga el Manchester United si no.

CR7 marcó el tanto de la victoria del Real Madrid ante el Basel suizo

Hasta que el Manchester City eventualmente quede eliminado no sería tan sorpresivo. Sí está claro que sería un fracaso, por la enorme inversión que viene haciendo en los últimos años, pero la Roma es uno de los mejores equipos de Italia y a priori se sabía que estaría en la batalla por el segundo lugar, detrás del “Bayern”.
En esos dos duelos directos (Liverpool-Basilea y Roma-Manchester City) estará parte de lo mejor de la última jornada, que también tendrá dos partidos con implicancias para la fase final, ya que decidirán quién es primero y quién segundo.
Uno es Barcelona-París Saint Germain. Los franceses siguen siendo, a mi entender, uno de los cuatro grandes candidatos, junto a Real Madrid, Chelsea y Bayern Munich, y tendrán oportunidad de demostrarlo en su visita al Camp Nou, aun cuando sigue habiendo jugadores claves como Thiago Silva e Ibrahimovic que todavía no están en su plenitud.
Un empate les permitirá mantener la posición de privilegio y, seguramente, recibir un duelo más accesible en octavos.
El otro es Juventus-Atlético Madrid. Los italianos necesitan una victoria para adueñarse del primer puesto, pero a la vez, una derrota podría dejarlos afuera si al mismo tiempo Olympiakos vence a Malmo. Ya el año pasado la Juve quedó afuera cuando no lo esperaba y es poco probable que tropiece dos veces con la misma piedra.
En definitiva, la última fecha debería regalarnos muchas emociones entre los puestos aún en disputa, la posibilidad de algunos de seguir en la Europa League y, como siempre, el incentivo económico que ofrece cada victoria en la “Champions”. Que así sea.

Lo Más Pegao'