CR7 fue suficiente para la Juventus




Dos goles de Cristiano Ronaldo, uno desde el punto penal, dieron la victoria por 2-1 al Real Madrid sobre la Juventus de Turín en la tercera fecha de la Champions League.

Por la Juventus, que terminó con 10 tras la expulsión de Giorgio Chiellini al principio de la segunda mitad, descontó el español Fernando Llorente. Así, Real Madrid mantiene el paso perfecto, luego de tres fechas en el Grupo B, mientras que la Juve apenas suma dos unidades y ocupa el tercer lugar del sector.
El partido prometía emociones fuertes, y pronto Cristiano Ronaldo confirmó el presagio. Qué más da si juega en el extremo o de segunda punta. Cuando el portugués tiene un buen día, no hay quien lo pare.
Apenas cuatro minutos de iniciado el encuentro, Cristiano abrió el marcador. Desmarcándose con facilidad, recibió un pase a profundidad de Angel Di María para burlar a Gianluigi Buffon y poner al Real Madrid por delante. Líder de goleo y líder en asistencias de la Champions League se volvían a confabular para cobrar una nueva víctima.
Luego se hizo evidente el defecto de este Madrid: la irregularidad defensiva de los laterales. Ancelotti prefirió la experiencia de Álvaro Arbeloa sobre la tenacidad ofensiva de Dani Carvajal, pero eso no evitó que Pogba amenazara una y otra vez por esa banda o que Tévez se convirtiera en un dolor de cabeza constante. En la otra, era Martín Cáceres quien constantemente exhibía a Marcelo.
Iker Casillas salvó a su equipo un par de veces antes de que al minuto 21 Fernando Llorente pusiera el 1-1 en el marcador. El mérito, en gran parte, fue del '14' de la Juve, quien se inventó un pase preciso desde la izquierda para que Pogba cabeceara. Iker logró sacar el balón, pero el delantero vasco estuvo atento para fusilar al capitán merengue en el rechace.
Real Madrid se descompuso un poco, pero aumentó la presión sobre el rival e incluso Benzema pasó gran parte de el primer tiempo bajando a recibir en la media y presionando a Pirlo. El empate duró poco más de seis minutos, pues al 27', Chiellini cometió el penal que cambió el curso del juego.
Fue el momento más tenso del partido, mismo que Ancelotti aprovechó para llamar a sus laterales y dar instrucciones. Cristiano Ronaldo no falló desde el punto penal y la ventaja volvió a los locales y con ella, la calma, y el orden.
Pero tres minutos después de reiniciado el encuentro, Chiellini dejó a su equipo con diez luego de ver la roja por una agresión a Cristiano Ronaldo en el borde del área. Con el marcador en contra y en inferioridad numérica, Conte se vio obligado a modificar. Primero retirando a Llorente para mandar a Bonucci al campo, y sacando, después, a Pirlo para reforzar la zona defensiva con Asamoah. El veterano abandonó el campo y como lo hicieran hace cinco años con Alessandro del Piero (aunque en circunstancias completamente diferentes), la grada lo despidió con una ovación.
Real Madrid, mientras tanto, a lo suyo. Transcurrida una hora vino el primer fallo grave de Benzema, acompañado de la correspondiente pitada de la grada, cuando desperdició la mejor oportunidad de la segunda parte a centímetros de la portería de Buffon. Seis minutos después, Ancelotti dio entrada a Gareth Bale por el francés, quien de nuevo, abandonó el campo acompañado de una mezcla entre rechifla y aplausos.
Real Madrid tuvo otro par de oportunidades de ampliar su ventaja antes del descanso, pero terminaron yéndose a la regadera con el 2-1 en el marcador.

Lo Más Pegao'